X
Menu
¿TÚ TAMBIÉN PIERDES EL FOCO?

¿TÚ TAMBIÉN PIERDES EL FOCO?

¿Tú también pierdes el foco?

7 pasos para poner foco en nuestro día a día

Hace unos días, me contaba una amiga que está muy descentrada. Me explicaba que la semana anterior había perdido las llaves del coche, que dos días después no se presentó a una reunión con un cliente, porque había confundido la fecha, con los problemas que eso le supuso. Luego, había quedado en que ella iría a recoger el martes a su hijo a la clase de atletismo y se puso con un tema urgente, que le había pedido su jefe, olvidando por completo que tenía que recoger al niño.

Cuando me lo contaba, le dije: “lo que tienes que hacer es poner foco”. Ella me miró con incredulidad y enfado y me respondió: “¡Hasta ahí llego! ¿Te crees que no lo sé? ¡Claro que sé que tengo que poner foco, pero no lo consigo!”

¿Cuántas veces hemos pasado por etapas parecidas a esto? Cuando nos encontramos en estas situaciones es porque el caos y la desorganización nos vencen y hay que parar y empezar a hacer algo diferente para salir de la rueda. Se trata de volver a poner atención para ponernos nosotros al mando y no dejar que nos dirija el entorno.

A continuación, propongo 7 pasos para volver a poner foco en nuestras vidas.

  1. CÁLCULO DE LO IRRELEVANTE. Se trata de pararnos a pensar en cuántas cosas estamos haciendo cada día, que no son relevantes o que no tienen ningún valor para lograr nuestros propios objetivos profesionales, ni para conseguir lo que para nosotros es importante en la vida. Todo eso “irrelevante” nos quita energía, nos desgasta y hace que nos manejemos de forma desordenada, por eso nos descentramos. El primer paso es analizar la situación para tomar conciencia de lo que hay que empezar a eliminar o reducir.
  2. ENCONTRAR NUESTRA POSICIÓN. Se trata de analizar cuántas veces nos ponemos a nosotros mismos en el último lugar, a lo largo del día. Este paso es necesario para aprender a darnos prioridad a nosotros también. En muchas ocasiones, esto supone aprender a decir no. Cuando logramos hacerlo, entonces empezamos a enfocar mejor nuestras acciones y acabamos estando más centrados. De este modo, al final, este cambio nos da más tiempo para poder volver a decir sí, pero ya no a costa de ponernos a nosotros en el último lugar.
  3. DEFINICIÓN DE LOS OBJETIVOS. La idea es pensar y definir, o incluso, redefinir los objetivos para poder empezar a reordenar nuestras prioridades. En demasiadas ocasiones, perdemos el foco porque nos dejamos manejar por las prioridades de los demás y no por las nuestras. Por eso, acabamos entrando en situaciones de caos.
  4. TIEMPO PARA UNO MISMO. Es importante dedicar tiempo a nosotros mismos. Se trata de tomarnos tiempo para planificar, para establecer prioridades, para organizarnos y organizar nuestro entorno, es decir, tiempo para “enfocar”.
  5. PRIMERO LO PRIMERO. Ya nos lo explicó y clarificó Stephen R. Covey, hace tiempo: afrontemos los días gestionando primero lo importante, no lo que más nos preocupa.
  6. PRIMERO UNA COSA Y DESPUÉS LA SIGUIENTE. Nos han hecho creer que el “multi-tasking” es algo positivo, pero la Neurociencia ha demostrado lo contrario. Yo soy partidaria de que hay que concentrarse en hacer bien lo que estamos haciendo y después en lo siguiente.
  7. LA LISTA DEL FINAL DEL DÍA. Es algo sencillo y de gran utilidad. Consiste en hacer una lista al final del día para ver cómo ha ido nuestra planificación. Esto nos ayuda a darnos cuenta de los ajustes que necesitamos realizar y también nos permite tomar conciencia de los cambios que estamos haciendo en positivo hacia nuestros objetivos. Es una práctica que ayuda y anima a seguir trabajando con foco.

Recuperar el foco y la claridad mental necesaria para volver a llevar las riendas del día a día nos sienta bien y nos acerca a los resultados.

“El rasgo que determina, junto con otros, la potencia ajedrecística es la inquebrantable atención sobre lo que ocurre en el tablero.” 

Alexander Alekhine

DFD04BA0-6E5B-42FE-86C8-863AEDD393D1

 

 

 

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io

LA PACIENCIA ES UN MÚSCULO QUE TAMBIÉN SE ENTRENA

LA PACIENCIA ES UN MÚSCULO QUE TAMBIÉN SE ENTRENA

La paciencia es un músculo que también se entrena

7 formas para ejercitarla en el día a día

 

¿Te desesperan los anuncios que aparecen cuando vas a ver un vídeo? ¿Te pone de los nervios tener que esperar una larga cola para pagar la compra? ¿Te molesta que te interrumpan cuando estás explicando algo en una reunión? ¿Y que tu jefe te diga “ponte con esto, es urgente, lo necesito para ayer”?

Sí, hay muchas cosas que acaban con nuestra paciencia. Y a lo largo del día, se van sumando una tras otra. Y así cada día de la semana y cada semana, hasta el punto de generar que vivamos en un estado de ansiedad que afecta, no sólo a nuestro ámbito personal, sino también a nuestra forma de trabajar.

En demasiadas ocasiones, pensamos que casi todo se tiene que hacer más rápido, actuamos de forma apresurada, reducimos a la mínima expresión el tiempo dedicado a escuchar de verdad, a entender a los otros, a comprender las situaciones. Y acabamos comportándonos incluso con arrogancia. Vamos tan orientados a la acción, que lo queremos todo inmediatamente, tanto que nos estamos convirtiendo en seres impacientes. Y la impaciencia tiene consecuencias negativas en los resultados, porque nos lleva a tomar decisiones apresuradas, cuando estamos bajo presión, y también a reducir nuestro rendimiento.

La buena noticia es que la paciencia también se puede entrenar. A continuación, propongo 7 formas de ejercitarla:

  1. ADELANTAR LA ALARMA DEL DESPERTADOR. Empezar el día unos minutos antes, cada uno los que necesite. ¿Para qué? Para elaborar o revisar la lista de cosas que queremos hacer en el día. Esto nos ayuda a tener una visión más global de lo que queremos que ocurra y de los temas que queremos resolver. Y así lo afrontamos con la calma, que nos da el mirar las cosas con perspectiva.
  2. PRACTICAR LA CORTESÍA. No interrumpir o terminar las frases de los demás. Dejar que expresen sus argumentos y luego gestionarlos. También es importante observar nuestro lenguaje no verbal, porque delata nuestra impaciencia. Y hay que tratar de cambiarlo por una gestualidad más serena. Esto facilita la comunicación con los demás y también nos ayuda a no perder el control cuando estamos bajo presión.
  3. ESCUCHAR MÁS DE LO QUE HABLAMOS. Recordemos aquello de que “la naturaleza nos dio dos orejas y sólo una boca, con el objetivo de escuchar el doble de lo que hablamos”. Las personas impacientes siempre dan respuestas y soluciones muy pronto. Es mejor pensar en las preguntas que se deberían responder para resolver los problemas con los que nos encontramos. Y escuchar a las personas con las que trabajamos, qué es lo que tienen que decir sobre ello. Las personas pacientes obtienen buena información, porque dedican tiempo a escuchar a los otros y con buena información toman mejores decisiones.
  4. TENER CLAROS LOS OBJETIVOS. En las situaciones complicadas, guiarnos por nuestros objetivos nos ayudará a pensar con claridad sobre cuál es nuestra mejor opción, la que nos acerca a esas metas. Y así podremos gestionar la paciencia necesaria para priorizar y salir de dichas situaciones con éxito.
  5. FOCO EN LA SOLUCIÓN. Cuando las cosas no salen como esperamos o como necesitamos, es muy recomendable dejar de pensar en todo lo que nos falta o en lo que queremos evitar y concentrarnos en lo que queremos conseguir. Si pensamos en cómo encontrar una solución, pondremos toda nuestra energía en ello y acabaremos encontrando una forma de gestionarlo.
  6. ANTE TODO CALMA. Ante las situaciones complicadas, las que pueden acabar con nuestra paciencia, es bueno contar hasta diez. Eso nos permite recuperar la serenidad para gestionar estas situaciones con mayor claridad mental y ser más certeros en la solución.
  7. NO TOMAR LAS COSAS COMO ALGO PERSONAL. Si sentimos como personales las cosas que nos ocurren, entonces necesitamos entrar en conflictos para tener la razón y eso nubla nuestra capacidad de mantener la calma.

“La paciencia no es pasiva; por el contrario, es activa; es fuerza concentrada” 

Edward G. Bulwer-Lytton

 


45D938DE-6750-47BF-9017-A882F035FEE4

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io

LA CALIDAD DE LAS DECISIONES

LA CALIDAD DE LAS DECISIONES

La calidad de las decisiones

Modelo basado en 5 pasos

En el día a día, tomamos decisiones constantemente, grandes y pequeñas. En nuestro área de responsabilidad profesional, demasiadas veces, tomamos decisiones con escasa información. Y nuestra verdadera aportación de valor en la empresa está en la capacidad para tomar buenas decisiones.

Cuando el impacto económico de una decisión es bajo y además se puede corregir con facilidad, podemos trabajar con mayor rapidez en el proceso y hay que inyectarle agilidad a nuestra forma de hacerlo. Pero cuando se trata de decisiones de mayor calado, deberían tenerse en cuenta varios elementos:

  1. Entender bien y definir cuál es el problema u oportunidad, que requiere de nuestra decisión. En demasiadas ocasiones, nos lanzamos a la toma de una decisión, sin tener bien definido el asunto sobre el que estamos tomando acción y esto hace que tengamos que estar haciendo correcciones a posteriori, que son más costosas que el tiempo dedicado a definir el problema. De hecho, hay estudios que demuestran que definir el asunto y tomar acción sobre él se producen casi de forma simultánea.
  2. Realizar un análisis objetivo de la situación. Si entendemos bien las causas, incluso los problemas ocultos, nos resultará más fácil encontrar alternativas. Muchas veces, la excusa de la urgencia del día a día, nos lleva a analizar la información, en función de una decisión que tenemos ya tomada. Es decir, hacemos el proceso al revés para justificar lo que intuitivamente creemos que hay que hacer, de modo que nos quedamos en soluciones que ya hemos utilizado en el pasado. Si es así, es preferible no dedicar un minuto más a analizar. Pero si queremos hacer las cosas bien, hagamos primero un análisis de la información de la que disponemos. Y hagámoslo siempre desde un equilibrio entre el analizar y el hacer, porque si queremos verlo todo claro antes de actuar, nunca vamos a decidir.
  3. Definir el objetivo. Qué es lo que queremos conseguir con esta decisión, dándole la mayor especificidad posible, y qué impacto va a tener. 
  4. Identificar las estrategias y planificar las acciones a llevar a cabo. Si hemos realizado bien los tres primeros pasos en este proceso, encontrar el modo de darle forma al camino a seguir es una tarea mucho más sencilla de lo que parece.
  5. Asegurarnos de su ejecución y evaluar el impacto. El seguimiento de nuestras decisiones también forma parte de la calidad de las mismas, porque es en el proceso de llevar a cabo la acción, cuando iremos observando dónde tenemos que hacer correcciones y las podremos realizar a tiempo. Y además, los aprendizajes enriquecerán decisiones futuras.

Este proceso requiere calma, foco y también experiencia, intuición y valentía. 

¿Estamos generando los entornos profesionales adecuados para poder trabajar de este modo?

“Si siempre tomas la decisión correcta, la segura, la que toma todo el mundo, siempre serás lo mismo que todos los demás”

Paul Arden

C9273A8B-B514-468B-AC8E-CC17CB992E50

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io

CÓMO ENTRENAR EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

CÓMO ENTRENAR EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

Cómo entrenar el pensamiento estrátégico

6 pautas para entrenar una competencia que es clave para los resultados

Para mí, que he desarrollado la mayor parte de mi carrera profesional en el área de Marketing, en compañías que operaban desde una perspectiva altamente estratégica, siempre han merecido una alta valoración las personas con pensamiento estratégico. Y he tratado de rodearme de estos perfiles.

No sólo en el terreno del Marketing es importante esta competencia; en todo el ámbito de negocio es vital desarrollar el pensamiento estratégico, como eje de nuestra forma de trabajar.

Las personas con esta competencia piensan de forma global, analizan múltiples elementos y efectos de un tema y los proyectan a medio y largo plazo.

Las personas con pensamiento estratégico son lo que llamaríamos personas sofisticadas. ¿Por qué? Porque las estrategias y las distintas perspectivas no suelen surgir de una mente que no esté formada, sino que vienen de una mente que está preparada y que ha recibido la influencia de distintas experiencias, intereses, vivencias, etc. Para trabajar con la perspectiva que requiere el pensamiento estratégico es necesario tener diversidad y amplitud de conocimientos, porque eso ayuda a poder realizar las distintas conexiones que requiere esta competencia.

Como casi todo en la vida, ésta es una habilidad que se puede entrenar.

A continuación, propongo algunas claves para practicarlo en el día a día:

  1. LEE DE DIVERSAS FUENTES, DE FORMA HABITUAL. Cuando leas el periódico, una revista, una publicación especializada, un libro… anota entre dos y cuatro cosas que te parezcan interesantes para ser adaptadas a tu organización o a tu área de responsabilidad.
  2. HAZ PREGUNTAS Y ESCUCHA CON ATENCIÓN. Una de las características de la gente con pensamiento estratégico es la curiosidad. Si tomamos el hábito de hacer preguntas que nos permitan explorar, aprender e indagar sobre los distintos temas, que nos van surgiendo en el día a día, y escuchamos con interés a los demás, vamos a obtener nueva y diferente información de las cosas, que nos va a permitir aumentar nuestra perspectiva y nuestra capacidad de conectar aspectos diferentes. Además, en esta escucha, trata de entender cuáles son los puntos clave de lo que tu interlocutor te está contando. Así te entrenarás en poner el foco en lo importante y deshacerte de lo que no es relevante.
  3. PREGÚNTATE CUÁL ES EL OBJETIVO. Trata de tener claro el para qué de las cosas que haces. ¿Para qué hago esto? ¿Adónde quiero llegar? De esta forma, es más fácil buscar distintas opciones. Si no tenemos claro el objetivo, la estrategia carece de sentido. Estamos en un mundo que va muy rápido y que nos arrastra en el día a día, demasiadas veces nos movemos sin tener muy claro cuál es el objetivo de las cosas que hacemos. Para desarrollar el pensamiento estratégico es necesario tener la capacidad de entender el para qué de las cosas.
  4. RODÉATE DE GENTE DIFERENTE A TI. Trata de hablar con personas que hacen cosas distintas a las que tú haces, que tienen experiencias, pensamientos y perspectivas diferentes de las tuyas. Esto te ayudará a darle una mayor amplitud al observador que eres de la realidad.
  5. SÉ FLEXIBLE. Las estrategias no perduran eternamente. Las estrategias se renuevan, sobre todo en un mundo que evoluciona tan rápido como el que nos ha tocado vivir. Una de las características que definen el pensamiento estratégico es la capacidad de buscar nuevas y diferentes opciones. Por eso, es tan importante entrenarnos diariamente para tener una mente abierta, lo que nos ayudará a estar preparados para ello, cuando lo necesitemos en nuestro área de responsabilidad en la empresa.
  6. ATRÉVETE. Prueba a hacer cosas diferentes a las que haces en tus rutinas habituales. Empieza por cosas sencillas, aunque sean pequeñas, pero que supongan un atrevimiento por tu parte. Si esto lo vas haciendo poco a poco, te irás preparando para los momentos en los que se requiera que tomes decisiones valientes, que te ayuden a la diferenciación. Eso también es parte del pensamiento estratégico.

Entrena cada día esta competencia, porque te ayuda a pensar en términos de resultados.

 

“La táctica consiste en saber qué hacer cuando hay algo que hacer. La estrategia, en saber qué hacer cuando no hay nada que hacer.”

Savielly Grigorievitch

6268D34D-D718-4EA5-9D2E-59DC6041B5C8

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io