X
Menu
LA CALIDAD DE LAS DECISIONES

LA CALIDAD DE LAS DECISIONES

La calidad de las decisiones

Modelo basado en 5 pasos

En el día a día, tomamos decisiones constantemente, grandes y pequeñas. En nuestro área de responsabilidad profesional, demasiadas veces, tomamos decisiones con escasa información. Y nuestra verdadera aportación de valor en la empresa está en la capacidad para tomar buenas decisiones.

Cuando el impacto económico de una decisión es bajo y además se puede corregir con facilidad, podemos trabajar con mayor rapidez en el proceso y hay que inyectarle agilidad a nuestra forma de hacerlo. Pero cuando se trata de decisiones de mayor calado, deberían tenerse en cuenta varios elementos:

  1. Entender bien y definir cuál es el problema u oportunidad, que requiere de nuestra decisión. En demasiadas ocasiones, nos lanzamos a la toma de una decisión, sin tener bien definido el asunto sobre el que estamos tomando acción y esto hace que tengamos que estar haciendo correcciones a posteriori, que son más costosas que el tiempo dedicado a definir el problema. De hecho, hay estudios que demuestran que definir el asunto y tomar acción sobre él se producen casi de forma simultánea.
  2. Realizar un análisis objetivo de la situación. Si entendemos bien las causas, incluso los problemas ocultos, nos resultará más fácil encontrar alternativas. Muchas veces, la excusa de la urgencia del día a día, nos lleva a analizar la información, en función de una decisión que tenemos ya tomada. Es decir, hacemos el proceso al revés para justificar lo que intuitivamente creemos que hay que hacer, de modo que nos quedamos en soluciones que ya hemos utilizado en el pasado. Si es así, es preferible no dedicar un minuto más a analizar. Pero si queremos hacer las cosas bien, hagamos primero un análisis de la información de la que disponemos. Y hagámoslo siempre desde un equilibrio entre el analizar y el hacer, porque si queremos verlo todo claro antes de actuar, nunca vamos a decidir.
  3. Definir el objetivo. Qué es lo que queremos conseguir con esta decisión, dándole la mayor especificidad posible, y qué impacto va a tener. 
  4. Identificar las estrategias y planificar las acciones a llevar a cabo. Si hemos realizado bien los tres primeros pasos en este proceso, encontrar el modo de darle forma al camino a seguir es una tarea mucho más sencilla de lo que parece.
  5. Asegurarnos de su ejecución y evaluar el impacto. El seguimiento de nuestras decisiones también forma parte de la calidad de las mismas, porque es en el proceso de llevar a cabo la acción, cuando iremos observando dónde tenemos que hacer correcciones y las podremos realizar a tiempo. Y además, los aprendizajes enriquecerán decisiones futuras.

Este proceso requiere calma, foco y también experiencia, intuición y valentía. 

¿Estamos generando los entornos profesionales adecuados para poder trabajar de este modo?

“Si siempre tomas la decisión correcta, la segura, la que toma todo el mundo, siempre serás lo mismo que todos los demás”

Paul Arden

C9273A8B-B514-468B-AC8E-CC17CB992E50

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io

CÓMO ENTRENAR EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

CÓMO ENTRENAR EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

Cómo entrenar el pensamiento estrátégico

6 pautas para entrenar una competencia que es clave para los resultados

Para mí, que he desarrollado la mayor parte de mi carrera profesional en el área de Marketing, en compañías que operaban desde una perspectiva altamente estratégica, siempre han merecido una alta valoración las personas con pensamiento estratégico. Y he tratado de rodearme de estos perfiles.

No sólo en el terreno del Marketing es importante esta competencia; en todo el ámbito de negocio es vital desarrollar el pensamiento estratégico, como eje de nuestra forma de trabajar.

Las personas con esta competencia piensan de forma global, analizan múltiples elementos y efectos de un tema y los proyectan a medio y largo plazo.

Las personas con pensamiento estratégico son lo que llamaríamos personas sofisticadas. ¿Por qué? Porque las estrategias y las distintas perspectivas no suelen surgir de una mente que no esté formada, sino que vienen de una mente que está preparada y que ha recibido la influencia de distintas experiencias, intereses, vivencias, etc. Para trabajar con la perspectiva que requiere el pensamiento estratégico es necesario tener diversidad y amplitud de conocimientos, porque eso ayuda a poder realizar las distintas conexiones que requiere esta competencia.

Como casi todo en la vida, ésta es una habilidad que se puede entrenar.

A continuación, propongo algunas claves para practicarlo en el día a día:

  1. LEE DE DIVERSAS FUENTES, DE FORMA HABITUAL. Cuando leas el periódico, una revista, una publicación especializada, un libro… anota entre dos y cuatro cosas que te parezcan interesantes para ser adaptadas a tu organización o a tu área de responsabilidad.
  2. HAZ PREGUNTAS Y ESCUCHA CON ATENCIÓN. Una de las características de la gente con pensamiento estratégico es la curiosidad. Si tomamos el hábito de hacer preguntas que nos permitan explorar, aprender e indagar sobre los distintos temas, que nos van surgiendo en el día a día, y escuchamos con interés a los demás, vamos a obtener nueva y diferente información de las cosas, que nos va a permitir aumentar nuestra perspectiva y nuestra capacidad de conectar aspectos diferentes. Además, en esta escucha, trata de entender cuáles son los puntos clave de lo que tu interlocutor te está contando. Así te entrenarás en poner el foco en lo importante y deshacerte de lo que no es relevante.
  3. PREGÚNTATE CUÁL ES EL OBJETIVO. Trata de tener claro el para qué de las cosas que haces. ¿Para qué hago esto? ¿Adónde quiero llegar? De esta forma, es más fácil buscar distintas opciones. Si no tenemos claro el objetivo, la estrategia carece de sentido. Estamos en un mundo que va muy rápido y que nos arrastra en el día a día, demasiadas veces nos movemos sin tener muy claro cuál es el objetivo de las cosas que hacemos. Para desarrollar el pensamiento estratégico es necesario tener la capacidad de entender el para qué de las cosas.
  4. RODÉATE DE GENTE DIFERENTE A TI. Trata de hablar con personas que hacen cosas distintas a las que tú haces, que tienen experiencias, pensamientos y perspectivas diferentes de las tuyas. Esto te ayudará a darle una mayor amplitud al observador que eres de la realidad.
  5. SÉ FLEXIBLE. Las estrategias no perduran eternamente. Las estrategias se renuevan, sobre todo en un mundo que evoluciona tan rápido como el que nos ha tocado vivir. Una de las características que definen el pensamiento estratégico es la capacidad de buscar nuevas y diferentes opciones. Por eso, es tan importante entrenarnos diariamente para tener una mente abierta, lo que nos ayudará a estar preparados para ello, cuando lo necesitemos en nuestro área de responsabilidad en la empresa.
  6. ATRÉVETE. Prueba a hacer cosas diferentes a las que haces en tus rutinas habituales. Empieza por cosas sencillas, aunque sean pequeñas, pero que supongan un atrevimiento por tu parte. Si esto lo vas haciendo poco a poco, te irás preparando para los momentos en los que se requiera que tomes decisiones valientes, que te ayuden a la diferenciación. Eso también es parte del pensamiento estratégico.

Entrena cada día esta competencia, porque te ayuda a pensar en términos de resultados.

 

“La táctica consiste en saber qué hacer cuando hay algo que hacer. La estrategia, en saber qué hacer cuando no hay nada que hacer.”

Savielly Grigorievitch

6268D34D-D718-4EA5-9D2E-59DC6041B5C8

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io