X
Menu
EL ARTE DE DECIR NO

EL ARTE DE DECIR NO

El arte de decir NO

5 estrategias que funcionan

¿Te has visto en la situación en la que un compañero te pide ayuda constantemente y tú siempre se la proporcionas? ¿Cada vez que tu jefe te pide algo urgente, sientes que tienes que dejarlo todo y resolver su urgencia? ¿Dices que sí a todos menos a ti mismo? Si es así, es evidente que estás teniendo dificultades para decir no y te estás poniendo a ti en el último lugar.

A muchos les pasa que se sienten culpables por no hacer lo que les están pidiendo. Hay quienes llevan su sentido de la responsabilidad a tal extremo, que creen que tienen que arreglarlo todo ellos. Hay personas que creen que tienen que decir sí a todo el mundo, como forma de quedar bien y agradar.

Sin embargo, saber decir no es una forma de conseguir que los demás respeten nuestro tiempo, nuestras prioridades, nuestros objetivos, nuestro espacio y nuestros criterios. Es una forma de afianzar nuestra autoestima y también es una habilidad necesaria para trabajar poniendo el foco en la consecución de los resultados.

A continuación, resumo 5 pasos que funcionan en el proceso de aprender a decir no:

  1. DESCUBRIMIENTO. Se trata de pensar en situaciones en las que dijimos sí y ahora sabemos que tendríamos que haber dicho no. Consiste en identificar si tenemos un patrón de conducta, es decir, con qué personas nos pasa, en qué tipo de situaciones o contextos, etc. Esto ayuda a entender por qué no somos capaces de decir no en determinados entornos o a personas concretas y, desde ahí, racionalizar esta conducta para poder tomar acciones que nos permitan cambiarla.
  2. REENCUADRE. ¿Qué pasaría si empezase a decir no en las situaciones, contextos o a las personas a las que he identificado en el paso anterior? ¿Puedo sobrellevar esas consecuencias? Si la respuesta es que lo que pasaría no es especialmente grave y que sí puedo asumir las consecuencias, que lo es en la mayoría de los casos, se trata de empezar a cambiar nuestra respuesta, cuando nos volvamos a ver en esa misma situación.
  3. PENSAR ANTES DE DECIR SÍ. Cuando nos volvamos a encontrar en una de estas situaciones, antes de responder, nos preguntaremos: ¿quiero y puedo hacerlo? ¿Cómo va a afectar a mis prioridades? Y después, decidiremos qué vamos a responder. Normalmente, va a ser un NO.
  4. RESPONDER DESDE LA CLARIDAD Y EL RESPETO. Al decir no, es importante expresar con claridad y amabilidad las razones por las que no lo vamos a hacer. Nos haremos respetar, si nosotros somos capaces de mostrar nuestro respeto al otro con nuestras palabras. La gente lo comprende más y mejor de lo que pensamos.
  5. OFRECER OTRAS OPCIONES. Siempre se puede decir no ahora, sí en otro momento; no de este modo, te propongo de este otro; no lo haré yo, te sugiero que…

Cuando llevamos años diciendo sí a los demás, a costa de relegar nuestras prioridades a un último lugar, cambiarlo y empezar a decir no, es un giro que no es fácil. Pero merece la pena probar a hacerlo de un modo diferente, porque suele proporcionar mejores resultados a los que lo practican.

“Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no”. 

Gabriel García Márquez 

86761EB7-3D59-4F55-A08F-206013EC350F

Alexandra Tapia

Socia de TALENT PROFITS

LinkedIn: in/alexandratapia

Twitter: @alexandratapiac

Free download photos from StockSnap.io